Crítica de BLADE RUNNER.

blade-runner_55553

127!!!  (28-NOV-2015)

BLADE RUNNER.-

Estrenada en 1982, la tercera película de Ridley Scott fue un filme incomprendido para su tiempo, inicialmente con una crítica mixta por parte de los críticos y un desempeño en taquilla bastante tibio, uno se pregunta ¿Cómo se llegó a convertir en la película de culto que es hoy?  Es muy simple, los temas que toca tienen resonancia 33 años después, y seguirán teniéndola conforme pasen los años.

blade_runner_1982_1024x768_340599

Aunque Ridley Scott toma como base la novela de Philip K.Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, se toma algunas libertades creativas, para así contar la historia en  la manera que él quiere que el espectador la experimente. En otros casos, eso suele resultar contraproducente, pero Ridley termino haciendo una de sus mejores películas, sino es que la mejor.

Blade_Runner_1982_673

Según la visión futurista del director, era que en el año 2019, en las urbes más ajetreadas del mundo ya se podían ver carros voladores cruzando los cielos, acompañados de climas extremosos, una sociedad decadente, y rascacielos mega futuristas; dentro de este futuro existían  los non-gratos y peligrosos “replicantes”. Los replicantes eran androides fabricados por medio de la manipulación genética; que gracias a su superioridad física eran lo suficientemente aptos para desempeñar trabajos difíciles en colonias espaciales.  Pero su poca esperanza de vida y las condiciones de esclavitud en la que se desempeñan, los hace amotinarse y volverse habitantes non-gratos de la tierra, razón por la que existen los Blade Runners, en palabras más claras, una especia de caza-replicantes.

Para quien no es muy adepto al género de la Ciencia Ficción, es difícil que se muestre cautivado por esta clase de filmes, pero inclusive para ellos es innegable la belleza casi poética que tiene Blade Runner. Y es que uno de los aciertos de esta película es que nos hace sentir que estamos viendo un mundo real y muy vivo. El estilo que tiene La Ciudad de Los Ángeles en el 2019, está demasiado marcado por la tecnología, de una manera que podríamos calificarlo como sucio y corrompido, pero irónicamente nos transmite cierta belleza que es contrastada totalmente con esa oscuridad; inclusive a excepción de la versión de cine, no recuerdo ninguna escena que tome lugar en el día.

film-blade-runner3

Pero Blade Runner no es meramente magia visual, su temática existencialista también tiene bastante encanto. Rick Deckard (Harrison Ford), es el Blade Runner al que se le asigna la misión de encontrar y matar a cuatro de estos replicantes que andan fugitivos en Los Ángeles; pero en el transcurso de su investigación termina enamorandose de Rachael (Sean Young), una replicante de la compañía Tyrell, quien no esta enterada de que no es humana.

En un determinado punto de la película Rachael llora al descubrir que no es humana, pero no sabemos que es lo que le duele más, si es el hecho de saber que la engañaron, o el darse cuenta que la mayoría de sus recuerdos en realidad no son suyos, que muchas de las cosas que han marcado su vida no son reales. Y aquí es donde Ridley Scott empieza a jugar con nosotros, ¿Quién es un replicante y quién no? ¿Qué es lo que nos hace humanos? ¿Qué es real y que no?

Blade Runner: The Final Cut

Roy Batty interpretado por un grandioso Rutger Hauer (quien probablemente da la mejor actuación de su carrera), es el líder de los cuatro replicantes fugitivos; a mí me parece muy interesante como en un inicio, estos replicantes nos los presentan como los “villanos” de esta historia; y en cierto modo si lo son, la naturaleza de su personalidad es violenta, y su manera de actuar es fría y calculadora. Pero a pesar de ser seres artificiales, las razones que tienen para ser así, irónicamente son más humanas que las de cualquiera en esta película, ellos solo quieren encontrar la manera de vivir más tiempo. Intentan aferrarse a ese breve y efímero momento de existencia, y creo que a nadie se le puede culpar por eso ¿o sí?

“He visto cosas que los humanos ni se imaginan: naves de ataque incendiándose más allá del hombro de Orión. He visto rayos C centellando en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas… en la lluvia.”

Roy Batty

bladerunner-final-scene

A final de cuentas, es esa ambigüedad con la que es narrada esta historia, la que le da a Blade Runner su status como una película de culto, unos podrán decir con total seguridad que Deckard es un replicante, y otros que es un humano. Otros quizás digan que eso no es el punto de esta historia, el caso es que este es un filme que se presta para debatir indefinidamente, y eso es uno de los regalos que da nos cierto tipo de cine; la oferta de ver algo nuevo cada vez que repetimos una historia.

Calificación: 5.0/5.0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s