Critica de JASON BOURNE.

JASON BOURNE

Jason-Bourne-nuevas-imagenes-2

En una era donde revivir franquicias es el común denominador, Jason Bourne regresa en una nueva película que intenta retomar los pasos de la trilogía original, luego de que Jeremy Renner y Tony Gilroy fracasaran en su intento por expandir la saga con El Legado Bourne.

Han pasado nueve años desde la última vez que vimos a Jason Bourne (Matt Damon) desaparecer en la oscuridad del océano. Bourne ya conoce su identidad, pero como en toda secuela que trata de justificar su existencia, aún sigue en búsqueda de una paz que asilencie su pasado lleno de pecados. Mientras se dedica a pelear clandestinamente en el este de Europa, Nicky Parsons (Julia Stiles) lo saca del anonimato para sacarlo de nuevo a un juego del gato y el ratón contra la CIA, la cual busca cerrar permanentemente los ojos de aquellos que intenten dar a conocer sus oscuros programas encubiertos.

LO BUENO:

EL REGRESO DE MATT DAMON A LA FRANQUICIA; Como dice el dicho “No es lo mismo los tres mosqueteros, que veinte años después”. Está bien, no exageremos, no han pasado veinte años entre Bourne: El Ultimatum y esta nueva película, pero es un hecho que el personaje y la franquicia no se encuentran en el mismo posición prodigiosa que hace nueve años. Aun así, el regreso de Matt Damon a la saga solo sirve para dejar bien en claro quién es el alma y rostro de la franquicia. Su casi mudo regreso (solo dice como 30 líneas en toda la película), tiene la suficiente energía para generarnos ese apetito por ver más del personaje.

Jason Bourne (2016)

ES UN INTERESANTE JUEGO DE MANIPULACIÓN; Parte de lo que hace a las historias de espionaje tan atrapantes es que muchas nos cultivan esa intriga por saber cuál es la motivación real de cada uno de los personajes; En Jason Bourne, hay traiciones, agendas falsas, propósitos escondidos, y al final todo eso contribuye a que compartamos una paranoia con el personaje principal, es un suspenso que al menos yo, suelo apreciar en una historia de espías. Por un lado tenemos al frio dinosaurio de la CIA, Robert Dewey (Tommy Lee Jones), y por otro lado la joven pero extremadamente ambiciosa jefa de operaciones, Heather Lee (Alicia Vikander), entre ambos parecen jugar un sutil juego de poder en donde la privacidad de miles de cibernautas y la vida de Bourne están en juego.

LAS SECUENCIAS DE ACCIÓN SON ESPECTACULARES… Y SIN CGI; La tendencia de las superproducciones actuales, es tener secuencias de acción compuestas por innumerables efectos por computadora. Ya es raro ver acción orgánica, creada con stunts reales. Aunque el estilo para filmar del director Paul Greengrass tiene tintes de documental, y numerosos cortes de cámara; las escenas de acción siempre tienen un ritmo violento que contagia. Hay dos secuencias de acción (Atenas y Las Vegas)  en particular que destacan por encima del resto, su velocidad palpitante te sumerge en ese estilo de acción clásica que ya se necesitaba ver.

Jason-Bourne-2016-e1461252181808

UN FILME DIRECTO Y LIGERO; Como mencionábamos en el párrafo anterior, el estilo de Paul Greengrass es inconfundible. Mientras que en otras películas llegas a ver cortes de cámara cada 12-15 segundos, a este director le gusta tener uno casi cada 3 segundos. Para unos es incómodo, a mí en lo personal me agrada porque dota a la película de un ritmo muy activo. En combinación con su edición, la película tiene una trama muy directa que hace que uno difícilmente se aburra.

LO MALO:

EL GUION SUFRE PARA JUSTIFICAR LA EXISTENCIA DE ESTA SECUELA; Tony Gilroy no será un gran director, pero su labor como guionista es incuestionable. Él fue la mente que se encargó de escribir los cuatro filmes anteriores, sin embargo para esta nueva aventura no fue requerido, y eso se nota en el producto final. Jason Bourne carece de la cohesión narrativa que tenían sus predecesoras, para empezar las razones por las que el personaje regresa al ruedo son un retroceso de lo que ya habíamos visto, “Bourne regresa porque su papa estuvo involucrado en la creación de Treadstone”, ¿en realidad esa es la razón por la que existe una nueva historia? Esa es una idea muy floja y forzada considerando que es un tema que había quedado claro desde la primera película.

vincent-cassel-jason-bourne

VINCENT CASSEL COMO EL AGENTE ES UN VILLANO CLICHÉ; Cada nueva entrega de Bourne tiene sus villanos principales, los cuales tienen sus secuaces que se encargan del labor físico. Muy al estilo de los filmes de Bond, aquí también el héroe debe encontrar una oposición física que lo ponga en predicamento. En esta película, el villano de turno es “El Agente” (Vincent Cassel), un veterano agente que le guarda cierto rencor a nuestro protagonista, y hasta ahí todo está bien, el problema viene cuando le añaden más coincidencias a la mezcla y resulta que El Agente es el asesino del padre de Jason Bourne. ¿De dónde viene esa obsesión actual por ligar a los villanos con el origen de nuestro héroe? En algunos casos funciona, pero aquí es demasiado “conveniente” y no le añade emoción a la trama, solo sale sobrando.

CONCLUSIÓN:

Es verdad que Jason Bourne no está al nivel de La Supremacía Bourne o El Ultimatum, y como secuela batalla para justificar su existencia, pero el carisma de Matt Damon como el espía amnésico así como sus espectaculares secuencias de acción libres de CGI, son razones más que suficientes para verla en el cine.

Calificación: 3.5/5.0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s