Crítica de Star Trek Sin Límites (Star Trek Beyond)

Star Trek Sin Límites (Star Trek Beyond)

Desde que JJ Abrams reimaginó la franquicia de Star Trek (o Viaje a las Estrellas, como se ha llegado a conocer en lugares de habla hispana) en 2009, nos hemos topado con una franquicia muy diferente a la que estábamos acostumbrados los Trekkies de antaño. Lejos estaban los tramas con paralelismos sociopolíticos, los ritmos calmados, la acción basada en la física. Todo esto fue remplazado con un sentido del humor bastante atípico a Star Trek (que es más contemplativo) y acción frenética que casi nunca para. Aunque conservó los grandiosos personajes originales, así como un profundo respeto por la mitología de la saga, JJ Abrams llegó para hacer su Star Wars muchos años antes de hacer El Despertar de la Fuerza, lo cual alienó a muchos fans.

Ahora en 2016, por fin llega la tercer entrega de este nuevo universo, esta vez dirigida por Justin Lin, a quien muchos lo conocemos por dirigir 4 entregas de la franquicia de Rápido y Furioso hasta convertirla en el golíat que es actualmente. Y es de un gusto grandísimo de mi parte decir que Star Trek Sin Límites no sólo mantiene el humor y la acción que Abrams inyectó en el 2009, sino aparte regresa la ciencia ficción un poco más pura al Star Trek original que muchos conocemos y amamos.

La trama gira en torno a James T. Kirk (Chris Pine), quien en medio de la mitad del viaje de 5 años que hace con su tripulación a bordo de la nave Enterprise, se pregunta si vale la pena seguir siendo capitán de la Flota Estelar. Cuando la Enterprie sufre un ataque alienígena que los deja fragmentados, Kirk se enfrentará con su reto más grande.

pine-stb-header

 

LO BUENO:

EL HÍBRIDO DE LAS PELÍCULAS ORIGINALES Y LAS NUEVAS: Ya hablé un poco de esto, entonces no entraré mucho más a detalle, pero es que Sin Límites hace lo que no creía posible: lograr un amalgama perfecto entre los temas  contemplativos de los filmes antiguos con el humor y la acción de las de ahora. Es algo increíblemente difícil de lograr, y Justin Lin junto con su reparto lo logran. Hablando de los actores…

EL REPARTO: a diferencia de Star Wars, que es una saga que ha tenido grandes errores en términos de reparto (Hayden Christensen como Anakin Skywalker es el caso más terrible); algo en lo que siempre podemos confiar con las películas Star Trek es que el reparto no decepciona. Después de dos entregas, los actores están más preparados y cómodos en sus papeles que nunca. No hay actuación mala, pero vale la pena hacer énfasis en tres actuaciones que sobresalen de las demás.

star-trek-beyond-trailer-screengrab-59

En primer lugar, el regreso del capitán Kirk en manos de Chris Pine cuenta con un factor que era desconocido en esta encarnación del personaje: la experiencia. En las primeras entregas observábamos cómo Kirk luchaba por probar su competencia en la Flota al carecer de experiencia, y aquí lo notamos por primera vez con una seguridad, un temple y una edad mucho más acorde al personaje original, y es increíble cómo el conflicto de las primeras películas ahora se convierte en su principal fortaleza. En segundo lugar, tenemos a Karl Urban regresando a su papel como Bones, el médico de cabecera la Enterprise, e inesperadamente se convierte en el papel más divertido por el sarcasmo y la seriedad que le inyecta al personaje. Finalmente tenemos a Idris Elba (quien es nuevo en la franquicia) personificando al villano, Krall. No voy a entrar mucho en detalles de la trama, pero si comentaré que como es de esperarse, Elba destroza la pantalla con una fuerza, pasión y emoción a sus escenas, convirtiéndose un deleite verlo. Con tanto maquillaje, es impresionante que podamos ver tanta expresión de su parte.

Es importante comentar que Zachary Quinto como Spock, Zoe Saldana como Uhura, Simon Pegg como Scotty, Anton Yelchin como Chekov (en un papel póstumo) y los demás también hacen su parte, sin dejar fans de los personajes decepcionados por la participación de los mismos en la pantalla.

screen-shot-2016-05-22-at-3-50-10-pm

TÉCNICAMENTE ES UNA MARAVILLA: la película no deja de ser de Justin Lin y se nota. La acción es incesante y muy bien coreografiada, con constantes escenas que me dejaron boquiabierto y; más importante aún, se sienten muy sci fi, con cada cosa que sucede siendo aterrizada por leyes de la física y así separándola completamente de la fantasía en el espacio que es Star Wars. Y para los que temían que la cinematografía estuviera de nuevo plagada por el lens flare con el que Abrams nos taladró en los últimos dos filmes: ¡no se preocupen! Star Trek sin Límites tiene una fotografía limpia y con estilo.

Es imperativo mencionar que Michael Giacchino nos brinda su mejor banda sonora a la fecha, siendo Star Trek Sin Límites un lienzo en donde Giacchino deslumbra con un sentimiento épico y masivo a través del transcurso del filme.

LO MALO:

LA MOTIVACIÓN DEL VILLANO LLEGA MUY TARDE: es curioso, pero a pesar que tenemos a un villano fuerte que en todo momento muestra que hace las cosas con una visión; la motivación del villano es algo que no conocemos casi hasta el final. De una u otra manera esto nos hace (como audiencia) sentirnos algo perdidos en el camino. Las únicas películas en donde se permiten este tipo de situaciones de misterio sin problemas son los thrillers o las películas de terror y Star Trek obviamente no queda con estas categorías. No es un punto terrible, pero no evitamos estar siempre con el pendiente del porqué está pasando lo que está pasando.

star-trek-beyond-zoe-saldana-idris-elba-krall

LA TRAMA PUEDE SER DISPERSA, INCLUSO OLVIDABLE: Star Trek sin Límites parece un episodio extendido de la serie. ¿Por qué? Al igual que en una serie de la televisión, ninguno de los conflictos de los héroes se queda abierto, todos se cierran perfectamente al final; así mismo, la trama es completamente episódica, se siente contenida y de algún modo, irrelevante en el contexto de las otras películas que tenían historias épicas, melodramáticas y gigantescas en el contexto del universo en los personajes que lo habitan (por Dios, en la primera película destruyen el planeta de uno de los personajes principales, a la Star Wars). Esto no hace que la historia sea mala, sólo se siente mucho más pequeña que lo que habíamos visto en las primeras dos entregas; aún así, y a defensa de la saga, así es como debería ser Star Trek: menos melodrama y más cohesión.

CONCLUSION:

201512169771758679

Star Trek Sin Límites es la mejor película de Star Trek desde que La Ira de Khan llegó al cine en el año 1982. Es precisa, divertida, con mucha acción y al mismo tiempo fiel a sus personajes. Después de que En la Oscuridad creara dudas sobre el futuro creativo de la franquicia, Sin Límites llega a revitalizarla y a crearnos una sed Trekkie que personalmente, no recuerdo cuando fue la última vez que la sentí de esta manera.

Calificación: 4.0/5.0

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s