Crítica de ANIMALES NOCTURNOS

ANIMALES NOCTURNOS.

maxresdefault-6

En 2009 pasó algo curioso: un diseñador de modas llamado Tom Ford –quien fue director creativo en Gucci e Yves Saint Laurent- dirigió su primer filme. Esto fue, por no encontrar otra palabra, extraño. Una película necesita estilo, pero eso no quiere decir que deba ser dirigida por un hombre cuya dedicación es el estilo tal cual. Aún así, A Single Man (protagonizada por Colin Firth como un profesor gay en los 60s), recibió un éxito crítico impresionante, siendo nominada a los Golden Globes y a los Oscar en la categoría de Mejor Actor. No quedaron dudas. Tom Ford sabía dirigir una película con una buena trama mientras cuidaba su estilo visual que sin duda había desarrollado durante tanto tiempo como diseñador de modas.

Siete años después, Ford vuelve con su segundo filme. Basada en la novela “Tony and Susan”, Animales Nocturnos es un thriller de cine negro con una premisa única en su género:

Susan (Amy Adams), una artista de Los Angeles rica, aburrida y cansada de su vida, recibe un paquete de su primer esposo, Edward (Jake Gyllenhaal). Al abrirlo, se da cuenta que es un borrador de una novela escrita por él y dedicada para ella. Susan, quien  vive en un matrimonio infeliz con Hutton (Armie Hammer), decide leer el libro de Edward. El libro (titulado Animales Nocturnos) trata sobre Tony (Jake Gyllenhaal, otra vez), un hombre pacífico que trabaja con el Teniente Bobby Andes (Michael Shannon) para vengarse de una banda de criminales liderados por Ray (Aaron Taylor-Johnson), quienes abusaron de él y su familia.

nocturnaldudes

LO BUENO:

El Reparto: no puedo creer que tantos buenos actores salgan en esta película, hasta en papeles inmensamente secundarios o terciarios. Al cast que mencioné anteriormente, se le unen personalidades como Laura Linney, Andrea Riseborough, Michael Sheen, Jena Malone e Isla Fisher. Algunos de ellos sólo salen en una escena pero hacen lo que tienen que hacer con una serenidad y elegancia impresionante. Habla mucho de Ford que pueda reunir a tantos actores de renombre para papeles pequeños. No sólo le importa que su película esté bien actuada, sino que sea estética para la audiencia con tantas caras conocidas.

 

La Dualidad de las Dos Tramas: Animales Nocturnos podría estar dividida en dos películas totalmente diferentes, y es que a primera vista parecería que la trama de la novela y la del mundo real son dos cosas completamente distintas; y es que aunque las aparencias pueden engañar, el mundo de Susan está lleno de superficialidad, frialdad y glamour mientras el de Tony es áspero, sucio y cruel. Mientras la película va avanzando caes en cuenta que estas diferencias gigantescas son paralelismos y contrastes marcadísimos que nos llevan a un climax de las dos esencial para una historia y la otra.

DSC_8717.NEF

La cinematografía y edición: Animales Nocturnos probablemente tiene mi fotografía favorita del 2016 junto con El Demonio de Neón y es muy curioso, porque el mundo de Susan me recordó mucho al mundo a la frialdad y falta de emociones humanas de El Demonio de Neon. El Director de fotografía, Seamus McGarvey, retrata con una saturación de colores naranjas la crisis de violencia y de sufrimiento aparentemente inacabable de Tony, y nos muestra con una belleza increíble los puntos más bajos y sucios de la raza humana. Parecería que estuviera filmando un western moderno. Fuera de la novela, Susan vive una crisis interna y la vemos sufrir saturada de colores azules y blancos. Susan vive de la mejor manera que un ser humano puede vivir en su mansión, con su puesto directivo en un museo y con un esposo millonario, pero su pesar es completamente contrastante con el de Tony, que es increíblemente físico y externalista. Y es un milagro que dos historias tan diferentes, retratadas de una manera contraria, queden expresadas en filme de una manera así de complementaria. Se necesitan para funcionar y al mismo tiempo no. Dos pulgares arriba por este punto.

Las Actuaciones: sin duda, la historia de Tony es la más pesada dramáticamente, y es ahí donde nos encontramos con las mejores actuaciones de la película. Gyllenhaal es vulnerable como pocas veces lo hemos visto; hay momentos donde su impotencia es tan grande que es difícil voltear a ver la pantalla. Aunque sabemos que su historia es ficcional, es la que está retratada de una manera más realista, Gyllenhaal lo sabe y se esfuerza por hacérnoslo saber mientras mantiene una dualidad con Edward, su otro personaje (es el único que tiene dos papeles en la película, uno en la novela y otro en la vida real). Mientras, Aaron Taylor-Johnson hace el mejor papel de su vida como Ray. Un villano sin principios, modales, enfoque o ambición, Ray es el tipo de hombre al que más le podemos llegar a temer y Taylor-Johnson actúa perfectamente bien en los zapatos de un hombre que no tiene nada que perder. Por otro lado, Amy Adams nos da el opuesto de lo que vimos en Arrival, vemos a una mujer que ha perdido el rumbo en su vida y que está plantada en un limbo superficial que no la deja tomar las decisiones más pequeñas a pesar de ser una mujer de un éxito inmesurable. Adams maneja su papel con una delicadeza tremenda, porque como su conflicto es interno, su trabajo es muy difícil al mostrarnos a través de pequeños detalles su soledad y cansancio.

nocturnal-animals-3

Pero de todos los actores, quien se lleva la película es sin duda Michael Shannon como el Teniente Andes. La película es pesada y con muy poco humor, pero los pocos momentos divertidos nos los da Shannon como un hombre sin tapujos o reservas para lograr la justicia que merece Tony. Shannon se ve sumamente distinto en esta película. Se ve flaco, enfermo y cansado, justo como el personaje lo necesita, y creo que es una de las grandes actuaciones que están siendo olvidadas en las premiaciones este año.

LO MALO:

No encuentra un núcleo emocional: no puedo comentar mucho para no spoilear a nadie. Pero es necesario decir que si bien la ejecución, simetría y contraste de las dos tramas es muy buena, Ford lucha para encontrar un núcleo emocional que conecte a las dos tramas no sólo en esencia y contexto –que lo hace bien-, sino en algo más grande que eso. No estoy diciendo que el resultado sea malo, simplemente digo que lo que Ford intentó hacer es difícil de ejecutar a la perfección. Para dar un ejemplo, recordemos a Cloud Atlas, otra película con multinarrativas que funcionaban bien por separado pero que cuando se juntaban, se sentían como si la suma de sus partes no diera el resultado que estábamos esperando. Creo que Animales Nocturnos hace mucho mejor papel que Cloud Atlas en este punto, pero tampoco es un Amores Perros.

Conclusión:

La pequeña queja que tengo de la película no la convierte en algo malo, todo lo contrario, creo que Animales Nocturnos es una de las mejores películas de 2016 y que todo cinéfilo la debe de ver. Quizás no sea para todos, pero el thriller de Ford es bellísimo visualmente y tiene una premisa bastante original para el género multinarrativo.

Calificación: 4.0 de 5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s