Critica de KONG: LA ISLA CALAVERA (KONG: SKULL ISLAND)

KONG: LA ISLA CALAVERA (KONG: SKULL ISLAND)

Los filmes de aventuras son sinónimo de toneladas de palomitas e infancias resucitadas.

Cada infancia es moldeada por los cuentos que lo rodean, en mi caso, cuando pienso en aventuras siempre se me vienen a la mente Indiana Jones, Jurassic Park o Pato Aventuras ya que siempre me hacían fantasear con expediciones a lugares remotos, en donde civilizaciones secretas y tesoros ancestrales aguardaban para el más valiente aventurero.

Warner Bros siempre ha sabido que King Kong se entremezcla perfecto con esa fantasía del territorio inexplorado, y de las criaturas místicas. Ahora doce años después de la última película de King Kong, nos llega esta nueva versión con la cual se pretende iniciar un universo cinematográfico de monstruos en donde eventualmente enfrentaran a King Kong y Godzilla.

¿De qué trata?

Durante la década de los setenta, justo cuando Estados Unidos había decidido retirarse de la guerra de Vietnam, Bill Randa (John Goodman) y Houston Brooks (Corey Hawkins), miembros del programa Monarch, acuden al gobierno norteamericano para pedir financiamiento para realizar una expedición a una recién descubierta isla que originalmente se pensaba que era un mito.

Para la anticipada expedición, Bill Randa recluta a un veterano experto en junglas (Tom Hiddleston), una fotógrafa de guerra (Brie Larson), un grupo de científicos, y unos cuantos soldados que vienen de combatir en Vietnam, entre los que se encuentra el Teniente Coronel Preston Packard (Samuel L.Jackson). Sin embargo, la misión da un giro inesperado cuando el grupo llega bombardeando la isla para obtener lecturas del subsuelo, haciendo que un enfurecido y gigante King Kong los ataque, dejándolos con en una lucha por sobrevivir, en donde solo hay dos opciones; salir de la peligrosa isla en tres días, o quedarse ahí para siempre.

LO BUENO:

NOS RECUERDA A LOS VIEJOS FILMES DE AVENTURA; Kong: La Isla Calavera empieza de la manera más aventurera posible: en 1944, con un piloto estadounidense (el personaje de John C.Reilly) y un piloto japonés enfrentándose a muerte, cuando en medio de la encarnizada lucha caen en una isla del océano pacifico. Su letal batalla continua en medio de la jungla, hasta que el majestuoso Kong hace su aparición frente a ellos antes de iniciar los créditos.  Si tuviera me tuviera que quedar con algo de esta película, sin duda elegiría su primera media hora.

La Isla Calavera sigue el típico pero funcional cliché con el que todas estas historias empiezan; una vaga leyenda, un grupo de diferentes personas agrupándose para ir, y la promesa de gloria en el viaje hacia lo desconocido. Aunque esto ha sido usado hasta el cansancio, le funciona muy bien porque sirve para dejarnos bien en claro que clase de filme es, uno que no pretende ser emotivo ni mucho menos inteligente, simplemente quiere coquetearle a nuestra nostalgia y hacernos divertir como niños.

ES ENTRETENIMIENTO LLANO Y PURO; En la búsqueda de entretenimiento, Kong no nos decepciona, sus escenas de acción son bastante impresionantes y hermosas, aunque es más lo segundo que lo primero. Y es que el director filma sus escenas con una estilización destroza mandíbulas que hace que cada cuadro parezca un bonito poster.  Probablemente la escena de Kong combatiendo a los helicópteros a la luz del anaranjado atardecer ya está más que contada con tantos avances, pero aun así verla en el cine no deja de ser una escena extraordinaria.

KONG ES EL VERDADERO PROTAGONISTA DEL FILME; Para que pretendemos otra cosa, cuando vemos un filme de monstruos gigantes, lo que queremos ver es en efecto al monstruo robando cámara. En la primera media hora, el director nos genera esa deliciosa anticipación por ver a Kong, y afortunadamente no tarda mucho en cumplirnos nuestro capricho. Kong a diferencia de Godzilla, constantemente aparece en pantalla, y lo hace obteniendo todas las miradas.

LA AMBIENTACIÓN SETENTERA ES ESPLENDIDA; Que sería de una historia que toma lugar dentro de los años setentas, si no recrearan bien esa época. Aquí la vibra setentera está recreada de manera magnifica; la música sublime, la ropa, el sentimiento nacionalista de los soldados que perdieron la guerra de Vietnam, etc. Inclusive el estilo del filme, lleno de personajes estereotipados se siente como aquellos filmes de aventura de esa década.

EL HUMOR LE FUNCIONA DE MARAVILLA; la película tiene un ritmo humorístico bastante cambiante, en ocasiones se torna cómica, en otras adquiere tonalidades siniestras, a diferencia de películas como Transformers en donde mezclan el humor de manera sobre cargada, aquí lo hacen de manera sutil, y eso es en parte gracias al personaje de John C. Reilly, el cual es por mucho el único personaje que vale la pena de toda la película.

LO MALO:

FUERA DE JOHN C.REILLY, TODO EL ELENCO ES DESPERDICIADO; Mi principal problema con esta película, es que fuera del personaje de John C.Reilly no hay nadie que nos simpatice lo suficiente para preocuparnos por su bienestar. Aunque nos dan breves guiños de quien son, y por que están ahí, la mayoría son unos clichés ambulantes; Tom Hiddleston interpreta a un héroe plano y lleno de poses, mientras que Brie Larson pretende ser un personaje femenino fuerte, pero solo es un estereotipo hueco con la personalidad de un cartón. Probablemente el único que tenía un arco argumental interesante es Samuel L. Jackson, pero llega un punto a mitad del filme en el que su personaje resulta fastidioso de ver. ¡Ah! y casi me olvido de John Goodman, ¿y cómo no? Si llega un punto donde en efecto, ni recuerdas que él es parte de la película.

EL POCO DESARROLLO DE PERSONAJES AFECTA A LAS ESCENAS DE ACCIÓN; Como dije arriba, Kong: La Isla Calavera es una gran película palomera, tiene montones de acción, y excelentes efectos visuales. Pero como hemos dicho, ¿qué es lo que hace que una escena de acción nos tenga con el alma pendiendo de un hilo? El miedo a que sufran los personajes, y aqui salvo Hank Marlow (John C.Reilly), no nos importa si los demás mueren, de hecho en algunos casos quisieras que sucediera. Y por esa razón, es que jamás en esta película vemos una escena tan épica y vibrante como la pelea de King Kong contra los T-Rex en el filme de Peter Jackson.

CONCLUSIÓN:

Kong: La Isla Calavera es un animal completamente distinto a lo que hemos visto antes. Aquí se abandona el romance, y la tragedia épica a favor de una historia más orientada a las explosiones, el misterio y la espectacularidad. Es un filme que le hace homenaje a aquellos viajes seriales de aventura, con personajes estereotipados pero replete de toneladas de diversion.

Calificación: 4.0/5.0

 

Anuncios

2 comentarios en “Critica de KONG: LA ISLA CALAVERA (KONG: SKULL ISLAND)

  1. Demasiado benevolo en la calificación yo pondría un 2.5 de 5 posibles, demasiado plana, predecible, sin razón de ser las batallas , un Kong espectacular pero sin el ángel de sus predecensores.

    Me gusta

    1. Concuerdo con lo que dices respecto a los personajes, pero también el director establece desde el comienzo que tipo de película es. Es de esos filmes que debes desconectar el cerebro para disfrutarlo, y de hecho en cuanto a entretener cumple muy bien. Pero si, totalmente de acuerdo que no tiene esa ambicion narrativa que tenian las otras versiones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s