READY PLAYER ONE: LOS HUEVOS DE PASCUA Y LA UTOPÍA DEL MUNDO AJENO.

Ready Player One: Comienza el Juego.

Spielberg ha decidido regresar en pascua con una película sobre “huevos de pascua” ambientada en un futuro que se siente como un viaje a los años ochenta. ¿Curiosa combinación?

Primero lo primero, ¿Qué es un huevo de pascua? Normalmente conocidos en inglés como Easter Eggs, los huevos de pascua son referencias sutiles (ya sea visual o hablada) hacia otras películas o dentro del mismo universo, algo suele darse mucho en el cine de superhéroes, y en franquicias gigantescas como Star Wars, o en filmes animados (especialmente los de Pixar).  Técnicamente, los huevos de pascua son la manera más fácil de aprovechar el tan polémico recurso del Fanservice.

Si bien el Fanservice siempre será criticado por ser la manera más manera floja y tramposa de llegar al corazón de los espectadores (lo cual tiene algo de cierto), también hay casos como el de esta película en donde las innumerables referencias a la cultura popular guardan un propósito más definido dentro de la historia.

Un universo utópico dentro de un futuro distópico.

Ready Player One está basada en la novela homónima de Ernest Cline, la cual nos traslada al año 2045, un momento donde la tierra está sobre poblada y la gente de los suburbios vive en torres de apartamentos apilados como si fuera un Jenga de concreto.  Desde el minuto uno, el futuro guarda una similitud con la visión futurista que mostraban aquellos filmes ochenteros como Blade Runner y Volver al Futuro, y valga la redundancia, pero inclusive la música y la manera de vestir de los personajes nos remite a la década ochentera, y si bien podría tratarse de una cuestión de estilo, en realidad Spielberg nos quiere dejar muy claro el punto al que quiere llegar con esta historia: todos nos sentimos más seguros evadiendo la realidad.

La Cultura Popular para bien o para mal forma parte de todos nosotros, y definitivamente la mejor pregunta que Ready Player One llega a formular es ¿hasta qué punto la Cultura Popular domina nuestras vidas? Hay una escena al inicio del filme, en donde el protagonista Wade (Tye Sheridan) nos narra como gran parte de la población pasa la mayor parte de sus días en “El Oasis”, un mundo virtual en el que puedes ser quien tú quieras, con los atributos físicos que tú desees, inclusive con el sexo que tu elijas, y con las posibilidades infinitas de hacer lo que te venga en gana. El Oasis se presenta como la utopía perfecta del ser, es decir la total libertad de escoger quien y como puede ser uno; Una trampa irresistible para toda una generación hambrienta de encontrar pasión, esperanza y sentido en sus vidas.

Por si fuera poco, esa búsqueda de sentido, cobra más poder con la búsqueda de un huevo de pascua dejado por el creador del Oasis, James Halliday (Mark Rylance), quien póstumamente promete que quien encuentre ese huevo, será acreedor de la mayoría de las acciones de la compañía, así como el control absoluto de ese mundo virtual.  Y como en toda historia de aventura, si existen los soñadores, por otro lado tienen que existir los avariciosos, en este caso representados por la segunda más grande compañía a nivel global. Y es así como surge una nueva aventura, con un joven dispuesto a encontrar ese huevo antes que los grandes corporativos.

LO BUENO:

ES UN ORGASMO GIGANTESCO PARA TODO AQUEL AMANTE DE LA CULTURA POPULAR; No es para menos, si tu película va a tratar de cultura popular y huevos de pascua, esta debería estar infestada de ellos. Ready Player One tiene al menos 100 referencias a películas, videojuegos y anime. Es de esas películas que definitivamente ameritan verse varias veces para descubrir todas las referencias que contiene, en lo personal mi favorita es un guiño gigantesco a la película de El Resplandor (The Shining), habrá quienes prefieran las referencias de Volver al Futuro, o el homenaje a Michael Jackson y su Thriller, o Robocop, Alien, Halo, hay tantas como para aventar. ¿Qué si es puro fanservice que se aprovecha de la nostalgia? Totalmente, pero la película es muy sincera en cuanto a sus intenciones, y además todo va ligado a la intención de lo que quiere contar.

LOS PERSONAJES SON ENTRAÑABLES; Algo que tiene siempre ha tenido Steven Spielberg es que sabe hacer personajes entrañables (Que no es lo mismo que memorables), su capacidad para sacar lo mejor de sus actores hace que los personajes de sus películas funcionen de maravilla. Aquí desde los jóvenes (Ame a Olivia Cooke), hasta los grandes como Mark Rylance, Simon Pegg o Ben Meldelsohn dejan su marca en la historia, se sienten reales, aun y cuando sean bobos y quisquillosos como el villano. La relación entre Samantha y Wade se desarrolla de manera muy rápida, pero nos la creemos por el carisma que y naturalidad con la que están escritos los personajes.

SABE DIVERTIR HASTA LA MEDULA; Que no quede duda de que el tiempo siempre será capaz de cambiar muchas cosas, pero también hay algunas que son inamovibles ante los embates del tiempo. La duda principal que todos teníamos era la de si Steven Spielberg  aún conservaba ese espíritu infantil y aventurero que solía tener cuando dirigía aquellas películas orientadas a la aventura y la acción. Afortunadamente, Ready Player One es su película más divertida en más de una década, el hecho de tomar prestadas tantas cosas de los años ochenta siento que le permiten a Spielberg sentirse como en casa, como en aquella época en donde se arriesgaba más a la hora de divertirnos. El filme dista de ser perfecto, pero a lo largo de sus 140 minutos siempre logro mantenerme entretenido, su ritmo y manera de desarrollar la historia fluyen de forma muy natural.

ES QUIZÁS LA PELÍCULA DE VIDEOJUEGOS Y DE VIAJES EN EL TIEMPO MEJOR REALIZADA EN MUY BUEN RATO;  Antes de que me empiecen a mentar la madre y digan “¿De qué carajos hablas? Ready Player One no está basada en ningún videojuego y no hay ningún viaje en el tiempo.” Yo les digo: Lo sé, pero es lo más cercano a cómo debería ser una película de esos géneros. No he visto un filme que entienda y transmita mejor ese sentimiento de videojuegos que este. Y respecto a los viajes en el tiempo, no me refiero a que la historia lleve a los personajes a través de un viaje por el tiempo, pero si lo hace con nosotros.  El arte tiene la capacidad de hacernos viajar en el tiempo, ¿Quién no escucha una canción, y es remontado a cierta época de su vida cuando escuchaba esa canción con “esa” persona especial? Así funciona Ready Player One, así funciona la nostalgia.

EL SOUNDTRACK ES FENOMENAL; Un buen soundtrack no puede salvar una película, pero sin lugar a dudas como ayuda. Muy al estilo de películas recientes como Guardianes de la Galaxia o Baby Driver, aquí las canciones de Duran Duran, Bee Gees, Twisted Sister y compañía forman una parte integral de la película.  Me atrevería a decir que la música que compuso Alan Silvestri es de lo más notorio que le hemos escuchado en años.

LO MALO:

LA IDEA ES GENIAL, EL DESARROLLO NO TANTO; El mensaje e ideas que nos presenta Ready Player One son bastante interesantes, pero de ahí a decir que la película los desarrolla satisfactoriamente pues…se queda muy lejos. La película está pensada como un filme divertido y nada más, por ende todas esas cuestiones que plantea jamás exploran un contexto más existencial o profundo, es una historia con una complejidad del grueso de un papel, y está bien porque no está pensada para algo más, es la típica historia que toca muy superficialmente sus cuestiones morales.

NUNCA SENTIMOS QUE ALGO GIGANTESCO ESTE EN JUEGO; Tal vez se deba al hecho de que una gran porción de la película ocurre dentro del Oasis (y todos los que mueren, pues reviven), pero si hablamos de deficiencias para Ready Player One, su mayor pecado está en que potencializa una de las mayores virtudes del director; el generar suspenso. Quizás lo más cercano que tenemos a eso, es una escena donde el villano del filme anda buscando donde esta conectada Samantha (Oliva Cooke), fuera de ahí la película nunca nos transmite esa sensación de peligro, no hay un momento donde sintamos que los protagonistas pueden perder la vida, o que el juego sea tan importante como para justificar el riesgo.

CONCLUSIÓN:

Ready Player One: Comienza el Juego es la película de videojuegos y viajes en el tiempo que nos hacía falta, es divertida en exceso, y los 140 minutos son el homenaje perfecto a esa cultura popular que tanto amamos. Sin embargo, quien va buscando una gran historia o un buen desarrollo de personajes, mejor disminuya sus expectativas, porque la película no pretende ser nada más, y está bien, Spielberg sabe a lo que va. No es de sus mejores películas, pero tampoco es de sus peores, y aun así a medias, es mejor que muchos.

Calificación: 4.0/5.0  

Anuncios

Un comentario en “READY PLAYER ONE: LOS HUEVOS DE PASCUA Y LA UTOPÍA DEL MUNDO AJENO.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s